La mayoría de las personas de negocios sufren de un mal común que les afecta crónicamente: el déficit de habilidades para una comunicación eficaz. Sobre todo cuando se refiere a la comunicación cara-a-cara como lo son las conversaciones.

 

Seguramente creemos que saber llevar una conversación es tan fácil y natural como hablar y oír, cuando en realidad es más complejo de lo que suponemos y representa un reto manejarlas eficientemente. ¿Por qué? Actualmente, la sociedad está polarizada de tal manera, que hablar abiertamente de los temas que nos apasionan o las causas que nos mueven se ha convertido en un riesgo interpersonal que casi nadie puede sortear con astucia. Los diferentes puntos de vista e incluso la más simple de las ideologías son temas delicados que pueden fracturar de forma profunda las relaciones.

 

Esto es particularmente estresante en el mundo de los negocios, porque nadie quiere que una inversión no se logre o un proyecto se cancele, por el simple hecho de que sus visiones políticas no coinciden. ¡No te preocupes! Toma en consideración los siguientes consejos y estarás conversando de forma natural en poco tiempo.

 

Aquí y ahora
No pienses en otra cosa, debes estar presente. Ten un genuino interés por la otra persona y escúchala cuidadosamente. Callarte y escuchar atentamente te ayudará a construir preguntas para aprovechar el conocimiento y la disposición de los demás, lo que facilita mantener conversaciones productivas. Si estás distraído, tu interlocutor lo notará y dejarás una impresión aún peor que si simplemente cambias de tema.

Prepárate para aprender
Haz tu opinión a un lado. Esto te ayudará a volverte menos vulnerable. Aunque no estés de acuerdo con lo que la otra persona está diciendo, ten presente que todos saben cosas que tú desconoces. En cualquier caso, superarás la conversación con una idea de porqué otras personas tienen ciertas opiniones contrarias a las tuyas y en qué están basadas.

Realiza preguntas abiertas y positivas
Dónde, cuándo, quién y cómo, te darán respuestas complejas más allá de sí y no. Pregunta correctamente y tendrás respuestas que te ayudarán a incentivar la conversación. Estas preguntas siempre deben de tener una aproximación positiva, ya que solemos estar más dispuestos a profundizar sobre lo que nos genera emociones agradables.

Deja ir ideas o preguntas preconcebidas
No desperdicies tus energías en una idea específica que quieras mencionar. Mientras estás concentrado en cómo presentar la pregunta del millón o el fantástico comentario que cambiara sus vidas, olvidaste a la persona y dejaste de escucharla. La comunicación se ha bloqueado. Es más productivo dejar fluir tus ideas y concentrarse en la persona frente a ti.

Sé honesto si desconoces el tema
Decir que no sabes o admitir que no eres un experto en el tema, animará a tu interlocutor a contarte más al respecto. Éste notará que, aunque no dominas el tema, no lo desprecias e incluso muestras interés por él, lo que automáticamente lo volverá más receptivo a lo que tengas que decir.

No menciones experiencias similares
No actúes como lo haces normalmente, concéntrate en la otra persona. Cada experiencia es individual. ¿Qué caso tiene mover el foco de la conversación hacia ti? No es un concurso. Cuando las personas hablan, quieren contar su historia.

No seas repetitivo
Reformular oraciones no es interesante. Di lo que tengas que decir de forma breve y continúa. Explica sólo cuando sea estrictamente necesario.

Le importas a la gente.
Olvida los detalles. No tienes que narrar las historias, a las personas les importa quién eres y la idea general, no los pequeñísimos detalles.

 

Debemos tener claro que conversar no es influenciar, ni una herramienta para alcanzar nuestros propios objetivos. Una verdadera conversación es una forma de conexión entre dos personas que desean “crecer” e intercambiar ideas de la misma manera que dos dispositivos móviles se pueden “conectar” entre ellos. Si uno de ellos no comparte el acceso, entonces la comunicación entre ambos se rompe. De igual manera que si no existe confianza entre dos personas se rompe la conversación.

 

Es muy simple: Si quieres tener una gran conversación, tienes que saber escuchar. Concéntrate, haz las preguntas indicadas, pero sobre todo, mantente abierto a recibir toda la información posible.

 

Entre las competencias que buscamos en los candidatos, es que estos sean líderes de verdad y que comprendan la importancia de la comunicación efectiva. En StarChoice establecemos una relación de confianza con la empresa, pero también para con el candidato, para conocer a fondo las capacidades del mismo.

 

 

Fuentes:                                                               

5 Ways To Have Great Conversations

Seven Tips for Making Good Conversation with a Stranger.

The Neuroscience of Everybody’s Favorite Topic

Comunicación interpersonal. Cómo mantener conversaciones interesantes

La Comunicación Efectiva en las Empresas

La Guía Definitiva Para Mantener Conversaciones Interesantes

 

 

Pin It on Pinterest