El diseño es un proceso que se da en cualquier entorno de manera deliberada o casual, que radica en planificar la forma que tendrá algo con una función específica. Se diseñan empaques, páginas web, edificios, estrategias militares, estrategias de marketing, objetos decorativos… infinidad de cosas materiales e inmateriales.

Por ejemplo, piensa en tu marca favorita. Seguramente, lo primero que vino a tu mente fue el logotipo, los colores, las formas o una determinada línea de productos. Así de importante es el diseño en los negocios, puede crear imperios o mantener a las PyMes siendo PyMes si no se utiliza favorablemente.

Ciertamente, el diseño siempre ha sido relevante, pero en el mercado actual se ha convertido en un elemento esencial. Hoy en día, podemos llegar a un gran número de personas con una simple publicación de Facebook, creamos oportunidades enormes tanto para los grandes como los pequeños negocios, pero solo le sacarás provecho si entiendes que no se trata de un logo bonito con colores brillantes, sino de crear algo con lo que los Clientes se puedan relacionar e identificar sin importar el contexto. Diseño es identidad y te puede convertir en la marca de referencia en tu campo.

Conoce al consumidor

En primer lugar, tienes que conocer a tu audiencia. Tus Clientes deben familiarizarse con tu marca: tienen que ser capaces de reconocerla y sentirse parte de ella. Lo primero que notarán es la idea general que transmite a través del diseño, por lo tanto, el logotipo, la paleta de colores, e incluso la redacción tienen que estar en sintonía.

Menos es más

Pon atención en las marcas que normalmente consumes. La mayoría seguramente utiliza un logotipo sencillo o una imagen que las representa; pocos colores y una tipografía simple es la fórmula. Haz que tu empresa destaque y sea fácil de reconocer por la sencillez.  Lo anterior no significa que no puedes ser creativ@, de hecho, ese es el verdadero reto.

Los Clientes pagan más por un buen diseño

La creación de productos con un diseño atractivo es una gran manera de sembrar lealtad con el Cliente y despertar el interés; la mayoría de los potenciales Clientes están dispuestos a pagar más si creen que el diseño lo vale. Ofrecer una buena presentación de nuestros servicios o productos puede ayudar a transmitir de forma creíble el mensaje de la marca, sus valores y la calidad.

 

Hagamos un paralelismo con una situación con la que cualquiera se puede identificar. Imagina que entras a una tienda de ropa ordenada, cómoda y agradable, con la mercancía muy fácil de localizar, con probadores amplios y seguros, un ambiente extraordinario, unos vendedores amables y educados, etc. Ahora piensa en una tienda con la ropa apilada, vendedores indiferentes y groseros, con probadores sucios –si acaso hay-, con un montón de caos en medio de los pasillos. ¿A cuál preferirías ir? Me arriesgaré a afirmar que a la primera. Eso es diseño bien hecho.

La necesidad del diseño es constante. Debes estar pensando en el futuro todo el tiempo, crear productos y presentaciones nunca antes vistos. En muchos casos el diseño ha sido el factor que catapulta el éxito de una empresa, por lo que debemos dedicar gran parte de nuestros esfuerzos y recursos no sólo a VERNOS “bonitos”, sino a crear experiencias integrales para el consumo de nuestros productos y servicios.

 

¿Qué te pareció esta información? ¿Estás de acuerdo o no? Compártenos tu experiencia.

 

Fuente:

Why Good Design Is Finally A Bottom Line Investment

Use Design In Your Business

 

Pin It on Pinterest