No necesitas esperar a que tus hijas e hijos sean adolescentes para notar si tienen lo que se necesita para ser líderes. Por el contrario, eso lo puedes apreciar desde muy [email protected] –entre los 3 y 4 años-, a través de sus interacciones con el mundo.

De hecho, cada infante tiene potencial para ser líder. Aunque hay quienes nacen con más rasgos comúnmente asociados al liderazgo, eso no asegura un destino brillante. Cualquiera de esos rasgos, sin importar el nivel, puede ser fomentado y potencializado desde la primera infancia. O todo lo contrario.

La mejor forma de enseñar, es con el ejemplo. Más allá de las cualidades que puedas notar en tus [email protected], lo más importante es cómo les demuestras tu capacidad de liderazgo. Las acciones correctas en el momento correcto pueden impactar de manera significativa sus vidas.

Los estilos de liderazgos que [email protected] [email protected] observan en su etapa más temprana, son los que determinan su desarrollo futuro. Si no eres una persona comprometida en fomentar su aprendizaje, las oportunidades para crear y sostener ambientes que impulsen su progreso en ese sentido, serán mínimas.

El juego, las expresiones artísticas, la comunicación, el entorno y el acompañamiento de las personas adultas son claves. Aquí hay algunas cosas simples que puedes hacer para garantizar una formación integral que los impulse a desarrollar liderazgo desde la infancia:

  • Haz que el aprendizaje, el desarrollo y el bienestar de [email protected] [email protected] sean el foco principal.
  • Aborda los derechos de [email protected] [email protected] y honra la diversidad de todo tipo de manera positiva, constructiva y valiente.
  • Construye relaciones respetuosas, de confianza, solidarias y equitativas.
  • Construye conexiones genuinas y respetuosas con otras familias y comunidades.
  • Desarrolla de manera colaborativa una cultura de la legalidad.
  • Crea de manera colaborativa un ambiente de curiosidad, abierto al cambio.

Es fundamental que seas flexible y les brindes el tiempo que merecen. No temas inventar, ni transformar los elementos de la vida cotidiana en mundos de fantasía que les permitan a [email protected] [email protected] potenciar su imaginación y desarrollar una personalidad enfilada al liderazgo. Esta será tu mejor inversión, o dime, ¿cuál es el ejemplo que les quieres dar?

 

Pin It on Pinterest